Consulta psicológica de pareja y familia

by Ciapla Psicólogos

La terapia de pareja, permite reconocer que aspectos de cada uno favorece o dificulta la convivencia, intercambio y desarrollo de ambos. 

Reproducir vídeo

Psicoterapia pareja y familia

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

La terapia de pareja no evita, ni favorece la separación, ayuda a rescatar lo mejor de la relación y evaluar si es posible continuar para que cada uno siga creciendo sin devaluar ni denigrar al otro. Favorece una familia sana en caso tengan hijos o personas dependientes.

Terapia de pareja y familia

¡Qué temas trata la terapia de pareja?

Entre los temas que atendemos son:

  • Infidelidad
  • Celos excesivos
  • Violencia, control y poder sobre la pareja
  • Ausencia de intimidad y relaciones sexuales
  • Conflicto en tenencia de bienes
  • Comunicar la separación a sus hijos

Familias homoparental

Una familia homoparental es aquella conformada por una pareja de hombres o una pareja de mujeres, quienes pueden ser progenitores de uno o más niños o niñas. Esto puede darse por adopción, maternidad subrogada o inseminación artificial. Esta situación suele ser materia de debate y de una gran polémica debido al cuestionamiento acerca de qué ocurre con los niños.

Psicólogos pareja y familia

Preguntas frecuentes

Es un proceso terapéutico a donde ambos miembros de la relación sentimental asisten, y mediante la intermediación de un psicólogo de pareja que fomente la escucha y el diálogo, pueden utilizar el espacio de consulta  para hablar de aquello que les causa malestar o preocupación.

Todo ello es con la finalidad de poder mejorar aspectos difíciles de la relación, como la comunicación, la negociación, la capacidad para llegar a acuerdos, etc., para que ambos miembros de la pareja se sientan a gusto, o por el contrario, facilita el tomar la decisión de la separación y/o termino de la relación o divorcio, así como comunicarla a la familia y seres queridos.

Todas las parejas pueden pasar por momentos difíciles o de crisis, y es la forma en cómo se manejan estas dificultades lo que permite que la relación perdure en el tiempo de manera armónica y saludable, teniendo la pareja en sí la posibilidad de mejorar por sí mismos. Pero, y  por lo general, las parejas buscan ayuda cuando ya han intentado diferentes formas de mejorar o recuperar la relación, pero los problemas persisten, y es cuando es el momento de buscar apoyo profesional.

Sin embargo, no debe considerarse que el acudir a un tratamiento psicológico es solo para relaciones con problemas. De hecho, también se dan los casos donde la pareja desea prevenir dificultades a futuro, o mejorar la forma de comunicarse para fortalecer su relación.

Si bien el terapeuta cuenta con los conocimientos y ética necesarios para guiar a la pareja en su búsqueda de bienestar, no puede evitar la separación. Se evalúa varios aspectos. En ocasiones, la pareja podrá vislumbrar que lo mejor para la relación, es terminar el vínculo sentimental.

A esto debe agregarse que mayormente un motivo por el cual un tratamiento no suele funcionar, es que solo uno de los miembros desea asistir a consulta o desea seguir trabajando en la relación; y como se ha indicado, el avance de una terapia implica a todos los miembros, siendo contraproducente el acudir cuando uno de los miembros no se desea hacerlo o se siente obligado a asistir.

Una de las características del ambiente terapéutico es que garantiza un espacio de privacidad y confidencialidad, esto es importante pues muchas veces las parejas requieren de un ambiente seguro para hablar y pensar en sus dificultades.

Además el terapeuta, al no formar parte del círculo familiar o social de la pareja, le permite tener una mirada objetiva, evitando sesgos o preferencias con una de las partes. Más bien, facilita el espacio de reflexión y autoconocimiento entre ambos asistentes, lo que al final permite el encontrar alternativas de solución.

Por lo que, un terapeuta ve y comprende a la relación como única, no la compara ni orienta en base a  otras relaciones o “moldes de relación perfecta”. Realizando una intervención en base a las dificultades propias de cada pareja, facilitando que ambos tengan mayor claridad sobre la situación que están pasando y explorar las opciones que se poseen, siendo la pareja la que decide cual acción tomar.

Sin embargo, ¿qué sucede con aquellas situaciones, ya sea del pasado o del presente de la familia que son o fueron fuentes de sufrimiento? Aquellos temas que muchas familias prefieren no tocar, es lo que catalogamos como secretos familiares. Nos preguntamos, ¿qué tan sano psicológicamente hablando será para los miembros guardar estos secretos? 

Sigue reflexionando sobre las consecuencias de los secretos en familia

es_ESEspañol
es_ESEspañol